En 1992, Agatha Ruiz de la Prada hace realidad el deseo de trasladar su universo de líneas, colores y provocación a la más sutil y sugerente de las formas de la belleza, la perfumería. Es así como la artista madrileña crea una fragancia con las características fundamentales de la mujer Agatha: glamurosa, extrovertida y desafiante. La diseñadora lanza Corazón, un canto a la alegría de vivir, que se convierte en el primer perfume de la artista y marca el comienzo de la exitosa asociación con el mundo de la perfumería.

Ordenar Por:
Ver: